lunes, 12 de diciembre de 2005

Cartas de navegación

La deriva estatutaria que está tomando el buque España comandado por ZP roza ya lo inimaginable. Las primeras marejadas que se avistaban por el horizonte allá por mayo de 2003, cuando subieron al barco dos nuevos capitanes (Maragall y Pérez-Rovira), se han convertido, a medida que se iban acercando al casco, en una mar de fondo de dificil escapada.

La primera ola de gran proporción que golpeó de lado al buque fue la llamada "Plan Ibarreche", que fue salvada con no poca estupidez por el aún jefe del barco: ZP. Decidió afrontarla de forma gilipollas en lugar de tomar un rumbo más inteligente y pasar olímpicamente de la ola. Pero ya luego, con una mar arbolada todo se fue al carajo. Desde la zona nor-oriental del buque España se acercaban las llamadas "corrientes del Estatut". Las olas iban y venían sin parar, golpeando por todos lados, mojando a la tripulación... pero desde cubierta, los tres capitanes, a modo de tres tenores (o terrores, según se vea) gritaban a todos lados: el barco aguantará, el barco aguantará. "Hasta el Titanic se hundió", replicaba desde un bote cercano, llamado "El oposición", un solitario capitán... Rajoy se llamaba y se hace llamar. Pero a los tres capitanes les dió lo mismo. Se pusieron "viento en popa a toda vela", como el bajel pirata de Espronceda, y se llevaron la tormenta estatutaria al mar del Congreso. Allí, se decidió en contra de todas las cartas de navegación, sobre todo la carta "Constitución". Pero ahí que fueron adelante...

Así que, como suele ocurrir, la tormenta empezó a resquebrajar los 17 camarotes que formaban la estructura principal del navio, sobre todo el camarote "Cataluña" y el "País Vasco". Por otra parte, la cubierta Nor-occidental, sobre todo el camarote "Galicia" estaba convulsa. El residente en ella durante las últimas décadas fue echado de él pese a que en todos lados querían que prosiguiese, por lo que, el nuevo inquilino, no contento con conseguir junto al capitán del navio la destrucción completa del casco sustentador, decidió, en una maniobra digna de un auténtico astillero, agregar a su camarote las zonas anexas a éste, sobre todo desde los camarotes "Asturias" y "Castilla y León", cosa que no le gustó mucho a los residentes en esos camarotes aledaños...

Así está el buque España. Dirigiéndose raudo y veloz hacia el Iceberg "Nación de naciones" y con un capitán incomepetente, una tripulación estúpida y, únicamente, un solo remolcador que empuja en sentido contrario al camino llevado por el tonto a las tres de Zapatero

2 Comments:

Blogger Ghanya said...

jejeje tio me ha encantado!! muy original.

No has hablado del Camarote Madrid y Comunidad Valencia que parecen los únicos en los que hay estabilidad y coherencia...

10:47 p. m.  
Blogger tiomilio said...

Es que hay más en los que no hay ni estabilidad ni coherencia XDDDD

y eso que el estatuto valenciano también se las trae bonitas, la verdad


tiomilio

12:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home