viernes, 9 de mayo de 2008

Pajarracos VS. seres humanos

Estaba yo escuchando a Richard Wagner y su cabalgata de las Walkirias y me he acordado que quería escribir algo sobre cierto ecolojeta. Que curioso, ¿no? Es escuchar música que le encantaba a Hitler y me acuerdo de los ecolojetas...

Nótese, en primer lugar, que siempre hablo de ecolojetas, con J. Y no con G, como debería ser por ser un derivado de Ecología. Evidentemente, no es un error ortográfico, sino que me refiero a la jeta, en su acepción de caradura o de desfachatez.

Aclarado el asunto gramatical, vayamos en materia:

Como es por todos sabido, me caen como el culo esos ecolojetas acoplados al presupuesto o al catastrofismo para sacarse unos euritos extras al cabo del mes. Curiosamente, a éstos no les pagan ni las multinacionales de placas solares ni las eólicas y, sin embargo, a los escépticos o "negacionistas" les pagan el sueldo ExxonMobil y similares.

Muchos se me quejan diciendo que lo que los ecolojetas quieren es un mundo mejor. Eso es relativo, la verdad. ¿mejor para quién? Para el ser humano seguro que no, porque todas sus campañas y sus movimientos son en una sola dirección: aniquilar seres humanos.
Valga como ejemplo lo de Hitler: en unos años, ese hijo de puta mató, así a ojo, y solo por ser judios, a unos 7 millones de personas. Eso, más las enormes bajas de la Segunda Guerra Mundial. Los ecolojetas, directamente, no han matado a nadie (Hitler tampoco, solo daba las órdenes) pero, si por ejemplo digo que la malaria mata a 4 millones de habitantes al año y que el mejor remedio contra esta malvada enfermedad era el DDT y que éste fue prohibido por presiones ecologistas, sin ninguna base científica, allá por los años 70 (1972 para ser exactos), con una simple multiplicación sale que:

(2008 - 1972) x 4 millones muertes anuales = 36 x 4 millones = 144 millones de muertos

Miren libros de historia y verán que tal genocidio no ha ocurrido nunca en la historia de la humanidad. Y todo, gracias a los ecolojetas de los cojones. Nunca se demostró que el DDT fuera perjudicial para la salud; es más, se pudo comprobar que era efectivo contra ciertos tipos de cáncer. Pero el idiotismo triunfa entre la sociedad. La ciencia no importa, importan los sentimientos. Y en el caso del cambio climático, estamos igual.

Pero bueno, no nos vayamos por los cerros de Úbeda y hablemos del ecolojeta del que estoy más "orgulloso", por sus afamadas e irrisorias imbecilidades.
Hablo, como no, de Antonio Ruíz de Elvira. Profesor de física en la universidad de Alcalá, parece ser que su sueldo no le daba para mucho y se apuntó a esto del cambio climático a ver si ganaba algunos euritos extras, que se ve que le hacen falta. Ha dicho muchas tonterías, desde que no debería haber embalses en los ríos (supongo que la gente debe beber por ósmosis con la humedad de la atmósfera) a sugerir que la quinta parte de la superficie de España debería ser cubierta de placas solares para tener el suministro energético necesario (de día y a pleno sol; de noche, nublado, lloviendo, nevando... no dice nada de cómo sacar energía).
Pero lo que voy a contar hoy se pasa de castaño oscuro. Muestra a las claras cuál es la idea de los ecolojetas sobre la raza humana y todo lo que le rodea. El artículo en cuestión fue publicado por ese infecto blog de ecología que tiene elmundo.es, del que no me apetece ni un pimiento poner el link.

Con la reciente noticia del hijo de puta ese austriaco que ha violado sistemáticamente a su hija durante 24 años, manteniéndola encerrada en su sótano, el ecolojeta en cuestión lanzó esta afirmación:

"En los periódicos están las dos noticias: la de un loco que retuvo a su hija y le hizo niños sin parar, y la del otro que mató a esta bellísima ave. ¿Cuál es mayor crimen? Somos casi siete mil millones de seres humanos en la Tierra, pero solo un puñado de quebrantahuesos. Habrá quien lea esto y se escandalice de mí, pero mi pena no es por los seres humanos que mueren, con serla. Somos tantos que siempre quedarán locos. Pero cuando se acaben los animales, se acabarán. Sin remedio."

Esa es la idea de los ecolojetas: lo importante son los animales. Los humanos estamos de sobra en la tierra.
Nótese que el loco "le hizo niños sin parar", nada de que la violó sistemáticamente (y que ahora dice que no se podía resistir, valiente hijo de puta el austriaco) y, en cambio, el cazador "mató a esa bellísima ave".
¿Desde cuando un buitre es una bellísima ave? Vaya por dios, la de tonterías que tiene uno que ver. Si hay un ave horrenda en el planeta tierra, esa es el buitre. Valiente bicho más repugnante.

¿que es una putada lo de que maten a un buitre? Pues no digo yo que no lo sea. Hay que proteger a los animales. Pero llegar al punto de decir que lo de la violación de una chica por parte de su padre es una nota al pie comparada con la muerte de un quebrantahuesos se pasa de todo lo imaginable por la mente más perversa.

Dios, pero que asco de ecolojetas... y son los que dictan, a día de hoy, todas las normas en este planeta... ¿acaso la gente no se da cuenta de eso?

3 Comments:

Blogger Mike said...

¡Hola! Te invito a participar en una buena causa. La vida de muchas familias y sus niños están en juego.

Podemos ayudar a mejorar esta situación. Te invito a mi post "Un vínculo inquebrantable"

Gracias de antemano.

2:55 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

vaya sarta de gilipolleces. No tienes ni puta idea de nada, solo te dedicas a trasgiversar frases y comentarios. Lo cierto es que si algo le sobra al mundo, es gente como tu

7:08 p. m.  
Blogger Mike said...

"Trasgiversar"

¡¡¡Que alguien patente esa palabra, rápido!!!

Hay mucha verdad en lo que dices. Si yo escribiera alguna de las conversaciones que he tenido con "ecologistas", en campaña electoral y despues...

Buen Post.

12:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home